Escucha ahora

  • Despabílate
  • Fusión

Expresionismo, un grito del alma

Abr 13, 2015 Últimas Noticias

Expresarse es más que la capacidad de decir, mostrar o hacer pública una idea, una opinión o un argumento. Expresarse es más que hacer un dibujo, componer una canción, hacer una escultura o escribir un texto. Expresarse es coger un expreso. Si, coger un bus expreso que nos lleve por un camino lento y lleno de detalles que se encargan de sorprender cada uno de nuestros sentidos. El olfato y su gama infinita de olores, la vista y la variedad de colores, el gusto con sus infinitos sabores y el tacto para sentir cosas tan sensibles como un abrazo del alma.

Con esto nos remontaremos a los inicios del siglo XX, donde se comenzaba a gestar la primera guerra mundial,  crecía a la par la necesidad de representar la realidad de manera más subjetiva, darle prioridad al sentimiento por encima de los sentidos, rescatar la interpretación por encima de las apreciaciones y darle un fondo profundo a cada escena de la realidad.

Es hora de hablar del expresionismo, ese modo de representación del mundo al que los artistas con sensibilidad y tacto  ingresan para nunca más salir, esa manera de gritar con arte que inspiró a grandes como Amédéé de La Patelliére quien se encargaría de reflejar la ciudad de Nantes- Francia en su primera etapa de guerra mundial; Emil Nolde quien influido por Van Gogh retrató el inmenso acoso de la Alemania nazi que posteriormente lo obligaría a dejar de pintar, entre otros que fueron referentes del arte en el siglo XX.

Técnicas como estas son avaluadas en millones de dólares, como una de las obras más conocidas y referentes en el mundo del expresionismo llamada “El Grito de Edvard Munch quien cotizó su pieza en $119,9 millones de dólares. Sin embargo, más que el valor monetario, la importancia histórica de las obras expresionistas es importante por la carga representacional, emotiva y subjetiva que trae cada obra elaborada con esta corriente artística.

Es por eso que si se pretende hablar de expresionismo como guía para la búsqueda de la historia de nuestro territorio, es necesario observar la vida y obra de Cesar Correa, quien influido por las tardes Caleñas, su brisa y calidez popular ha marcado de manera única en el expresionismo en Colombia, impregnando pasión y detalle minucioso, caso como un experto cirujano de la historia capaz de intimar en los más recónditos sentimientos humanos.

Cesar en su trasegar por Europa, Estados Unidos, México, Argentina y otros cuantos países ha llevado su legado cargado de representaciones pictóricas que permiten romper imágenes pre establecidas o convencionales de los sentimientos, y deconstruye una imagen del ser y sus relaciones sociales a través de las obras sus obras, es un placer que sólo quien se sumerge en la profundidad de la expresión de Cesar logra entender su multiplicidad de significados.

Observar unos guaduales con abstracciones de manera tal que se pueda apreciar el interior y la profundidad del mismo; ver la felicidad plasmada con espátula y escalas cromáticas de colores brillantes, es sólo una de las características que puede dimensionar el fondo de las obras de Cesar Correa, que en sus cientos de pinturas y obras busca expresar su visión subjetiva del mundo, la sensibilidad de la apreciación del entorno vallecaucano y el alma que todo artista necesita para establecer una conexión íntima entre él y su obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas entradas