Escucha ahora

  • Del puente pa' allá

Con el corazón de Alejandra

Oct 28, 2014 Últimas Noticias

Dicen que la poesía no es sólo  palabras, oraciones y rimas. La poesía es tener el alma en la mano. Y en esa posición está Alejandra Lerma desde muy pequeña cuando decidió escribir poesía. Aunque  Alejandra nació en Cali, siente que su lugar es Restrepo (Valle del Cauca),  el  verde y pequeño pueblo en el que transitó la mayor parte de su vida.

A su corta edad ya ha escrito dos libros, uno de ellos el Trébol de Cuatro Hojas.  Y es muy probable que también haya sembrado un árbol,  pero está segura que no quiere ser madre, por lo menos no trayendo un niño a este mundo lleno de complejidades y crueldad. Es y quiere ser madre de otras formas, cada libro publicado es un parto y la literatura es un ente transformador que alivia y mejora la caótica realidad que habitamos.

Ha participado en diferentes espacios de lectura de poesía tanto en la ciudad de Cali como en otros municipios (Caicedonia, Jamundí, Manizales, Popayán, Roldanillo, Riosucio y Palmira), a nivel internacional fue invitada al encuentro de mujeres poetas en Oaxaca, México y al encuentro la poesía se eleva en Tacabamba, Peru. Ha sido finalista en varios certámenes y concursos de éste género. Sus poemas han sido publicados en una Antología individual El Lenguaje de Mi Alma (2008) y en obras colectivas como la Revista Fundación Plenilunio, la revista Clave y la Antología Poética Amores Urbanos (2011).

Sus palabras crean imaginarios al ser escuchadas, su  mirada es tímida  y su pluma es segura. Y eso fue lo que vio su mamá, un talento que no podía quedarse archivado en casa. Por eso, a escondidas de su hija,  enviaba los escritos a diferentes premios y así fue como el primer reconocimiento llegó. Lo confundió con el premio de la lotería. “Recuerdo que me llamaron  y me dijeron que me había ganado un premio, y lo primero que imaginé que era un chance o una  lotería. Estaba muy contenta. Luego  le conté a mi mamá y ella me aclaró lo que había sucedido”, afirma Lerma.

Nos contó que está próxima a terminar su más reciente producción y recuerda lo tedioso que es el proceso de publicación. Prefiere más bien recordar a la polaca Wislawa Szymborska, nobel de literatura en 1996. La lleva en su bolso y en su mente  a todas partes, son inseparables. La poesía la ha llevado  a conocer lo más sensible y hermoso,  pero también la ha sumergido en la representación de la desgracia ajena y en especial de los abusos que muchas mujeres han tenido que soportar. Esa es la poesía y esa es Alejandra, frente a  frente, sin luchas ni pugnas, donde el  corazón y el alma se unen con palabras.

Escucha aquí la entrevista completa a esta poetiza en los micrófonos de Onda UAO

Últimas entradas